viernes, 10 de junio de 2011

Cómo administrar su cuenta de comestibles cuando aumentan los precios de los alimentos

Estrategias de compra
• Planifique el valor de comidas de la semana con lo que esté de oferta en su tienda más cercana por semana.
• Compre carne (pollo, vaca, cerdo, etc.) cuando esté de oferta y congele porciones extra para comidas futuras.
• Compre en más de una tienda para aprovechar las ofertas y los precios más bajos, pero tenga en cuenta cuánto le costará en términos de tiempo, dinero y combustible cuando compre en muchas tiendas.
• Coma productos locales y de estación. Los alimentos de estación son más abundantes y, por lo tanto, más económicos. Los productos que crecen en la zona también necesitan menos gasto de energía para el flete/transporte y es probable que además sean más económicos. Averigüe más sobre los beneficios de comer productos locales en sitios web.
• Compre en los mercados locales de agricultores, donde puede conseguir alimentos frescos y apoyar a los agricultores. Puede encontrar un mercado de agricultores cerca de su hogar.
• Compre menos comidas congeladas y demás comidas preparadas, que típicamente son más costosas que las preparadas en su hogar.
• Use sitios de internet para comparar los precios de las tiendas locales. Estos sitios también lo ayudarán a saber cuándo conviene más usar los cupones de las tiendas o de los fabricantes para ahorrar aun más dinero en la caja.
• No vaya a comprar con hambre. Es mucho más probable que compre más cantidad de comida menos nutritiva.
• Deje a los chicos en casa con su cónyuge o pareja, o déjelos en casa de un amigo para disminuir el tiempo y el impulso de gastar más dinero si lleva a los pequeños consigo.
• Compre en tiendas comunes o de descuento, especialmente para artículos no perecederos como papeles.
• Compre artículos de marcas propias de las tiendas o genéricos, en lugar de artículos de marca registrada de mayor precio.
• Considere los ahorros que generaría al comprar una membresía de un año en un autoservicio mayorista (Costco, Sam’s Club) y comprar en grandes cantidades. Sin embargo, asegúrese de comprobar el precio por unidad de los artículos y compárelo con los de su tienda de comestibles. Si no vigila de cerca el precio final, puede terminar pagando más por más alimentos que los que necesita.
• Averigüe más sobre las maneras de "respetar el medio ambiente" aun con un estilo de vida ocupado y finanzas ajustadas.
Preparación de las comidas
• Elimine todos los ingredientes costosos e innecesarios de las comidas o sustitúyalos por ingredientes más económicos.
• Use frutas y verduras de estación. Comprar productos de estación es una manera más fresca y económica de alimentarse. ¿No está seguro qué es de estación? Consulte libros de cocina de estación en su biblioteca local.
• Cocine en cantidad para ahorrar tiempo y dinero. Al duplicar e incluso triplicar una receta y congelar las porciones extra, tendrá comidas preparadas por anticipado para otra ocasión.
• Utilice las sobras en lugar de tirar comida extra.
• Elija opciones vegetarianas que causen más saciedad y que sean más económicas, como arroz, pasta y frijoles.
Cómo crear una comunidad
• Averigüe cómo comprar alimentos frescos y/o en cantidad en una cooperativa local con amigos y vecinos.
• Forme un "club de comidas" con amigos, compañeros de trabajo y vecinos, en el cual cada uno prepara una comida para los demás miembros del grupo una noche por semana o por mes.
• Forme un club de intercambio de cupones, en el cual comparta regularmente cupones y consejos sobre las liquidaciones de las tiendas o recetas económicas y saludables.


Cómo empezar en casa
• Empaque almuerzos para el trabajo y la escuela, en vez de comer afuera o comprar comidas calientes. Tendrá más control para elegir comidas saludables y nutritivas, utilizar las sobras y reducir sus gastos en alimentos.
• Recorte cupones. Encontrará cupones en las circulares de los periódicos, paquetes de oferta que llegan por correo a su domicilio. Podría sorprenderse al ver cuánto puede ahorrar usando cupones, especialmente en las tiendas que duplican o triplican el ahorro de los cupones, o combine los cupones con las liquidaciones.
• Haga una rotación de comidas simples y asequibles, como carnes magras a la parrilla, pasta, tacos y chile, para simplificar y reducir su lista de compras.
• Compre un congelador grande y almacene las ofertas de carnes y productos congelados.
• Plante una huerta. Puede ser una manera excelente de agregar verduras frescas a su dieta y un proyecto divertido para realizar, especialmente con niños pequeños. Cultivar sus propias hierbas para sus recetas y condimentos le ahorrarán bastante dinero en la tienda de comestibles. Consulte en la biblioteca local sobre los consejos para cultivar una pequeña huerta o consulte en un vivero local o en un centro de jardinería.
• Disminuya las comidas afuera. Existen muchas formas de hacerlo: vaya a un restaurante sólo para ocasiones especiales, elija los de menor costo, use cupones o vaya a los que ofrezcan menúes de menor costo en determinados días u horarios.
• Prepare sus propios refrigerios en lugar de comprar las bolsas más costosas de refrigerios envasados. Las verduras crudas o cocinadas ligeramente al vapor, con un recipiente pequeño de aderezo o salsa son alternativas buenas y saludables a los dulces o papas fritas.
• Envíe los formularios de reembolso para obtener reintegros sobre los artículos que consume regularmente.
Mientras trabaja para reducir su cuenta de comestibles, considere otras maneras relacionadas para recortar costos. Por ejemplo, invertir algunos ahorros, una bonificación inesperada o un reintegro impositivo en electrodomésticos que gasten menos electricidad puede ayudar a ahorrar a largo plazo. Llame a su compañía local de servicios públicos (de gas o electricidad) y pida una inspección gratuita para identificar otras formas de reducir su factura de electricidad domiciliaria y saber más datos sobre cómo bajar el alto costo de la electricidad desde la raíz.
Efectúe un seguimiento de sus gastos de alimentos rápida y fácilmente, sumando a fin de mes los recibos, los cargos de los resúmenes de las tarjetas de crédito y las compras efectuadas con tarjeta de débito, y compare esa suma con la cantidad que había presupuestado. Sólo con implementar consistentemente unos cuantos cambios, será más consciente de cómo se gasta el dinero y comenzará a notar la disminución de gastos. Tenga presente que a medida que recorte dinero de su cuenta de alimentos, estará en condiciones de acumular dichos ahorros. Ahorrar sólo $50 o $ 100 por mes significa que a fin de año podría tener entre $ 600 y $ 1.200 para invertir en un objetivo de largo plazo.


C.P. Ma. De Jesús Ramírez Acevedo
Asesor Fiscal
Tels: 9650691 y 449-4157402

No hay comentarios:

Publicar un comentario