domingo, 3 de octubre de 2010

PARA TUS PRENDAS BLANCAS

1- Cuando dejas guardadas las telas blancas durante mucho tiempo, aparecen en ella manchas amarillentas.
Para devolverle su color blanco inicial, coloca sobre ellas un poco de leche fría, déjala reposar unos minutos y luego lava la prenda.

2.- Frotar el sector manchado con agua oxigenada rebajada en agua.
Lava con jabón blanco toda la tela y enjuaga con abundante agua limpia.

3.- llena una olla con agua e introduce en ella un bollo de papel aluminio.
Colócala en el fuego y deja que hierva durante algunos minutos, introduce la prenda y cuando el agua vuelva a hervir, retírala del fuego y deja que se enfríe. Luego escurre y deja secar.

4.- isolver tres cucharadas de bicarbonato en un litro de agua caliente.
Deja la prenda en remojo durante media hora y enjuaga con agua limpia.
Luego, lávala con el jabón habitual.

5.- Si a la hora de planchar una prenda, provocas una mancha amarillenta, frótala de inmediato con una solución de agua y bórax, a razón de media cucharadilla de café de bórax por litro de agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario